Un buen descanso, un buen crecimiento

El Nacimiento

Si todo está bien, tu bebé ya tiene buenas costumbres de descanso: una noche completa y 2 siestas regulares, una por la mañana y otra por la tarde. No interrumpas o no le prohíbas una siesta creyendo que dormirá mejor por la noche. Un bebé demasiado cansado es irritable y su sueño será agitado y de mala calidad.

Respeta los horarios de las siestas y de la hora de acostarse. Con estas pautas, tu niño toma buenas costumbres porque él comprenderá en seguida lo que se espera de él. A menudo, hacia los 6 meses, él va a despertarse en la segunda parte de la noche y estará despierto por un tiempo más o menos largo. Será capaz de dormirse de nuevo por sí solo. ¡La presencia de su mantita o de su osito preferido es vital para que él sólo se calme! Pero si lo acostumbras a tu presencia, él reclamará cada noche que aparezcas para que le des mimos o el biberón. ¡Eso es algo sobre lo que hay que pensar!

Equilibra correctamente sus días. Un ritmo con horarios regulares para los paseos, las siestas, los juegos a menudo mejora la calidad de su descanso.

Un buen descanso, un buen crecimiento