Problemas ginecológicos

El Embarazo

Secreciones blancas

A menudo son más comunes durante el embarazo. Si son ligeras, transparentes y sin dolor, no te preocupes. Pero si son abundantes, han cambiado el aspecto y se acompañan de irritación o picazón en la vulva o la vagina, significa que hay una infección. Consulta a tu médico.

La pérdida de sangre

No necesitamos recordarte que tus reglas han desaparecido. Por lo tanto, cualquier sangrado en el embarazo es anormal y debe ser obligatoriamente informado a tu médico:

– Si el sangrado se detiene después del reposo en cama prescrito por el médico y la ecografía muestra que el bebé está bien, todo está bien y el embarazo puede continuar tranquilamente.

– Si los sangrados aumentan o van acompañados de calambres en el vientre, se puede temer un aborto involuntario. Por lo general ocurren dentro de las primeras 10 o 12 semanas. Consulta a tu médico inmediatamente.

Por supuesto, este evento es bastante impredecible y difícil de aceptar porque se termina bruscamente la esperanza de ser madre. Este incidente es mucho más común de lo que imaginamos. De hecho, más del 15% de los embarazos se hacen fallidos prematuramente y con frecuencia incluso muchos abortos involuntarios pasan desapercibidos porque se enmascaran detrás de un retraso del periodo.

¿Qué causa los abortos involuntarios?

Las anomalías cromosómicas representan aproximadamente el 80% de los abortos involuntarios en el comienzo del embarazo. Por lo tanto, la naturaleza hace su trabajo y causa el rechazo del huevo, evitando el nacimiento de bebés con anomalías graves. A veces se trata de un huevo vacío, esto significa que no contiene un embrión.

Algunas infecciones pueden desempeñar un papel en una pérdida porque el bebé puede ser infectado con el virus y luego se detiene en su evolución. Así que siempre consulta a tu médico en caso de fiebre, incluso si es leve.

¿Y el futuro?
Se debe superar primero un gran sentimiento de culpa e impotencia. “¡Ni siquiera siquiera soy capaz de tener un hijo y tal vez no llegue a tenerlo jamás!” Como siempre, debemos darnos tiempo para lograr tener perspectiva y decir que el fracaso del embarazo es especialmente la pérdida de una gran esperanza.

Nada impide que 2 o 3 meses después, puedas empezar nuevamente un embarazo. Por supuesto, siempre existe la ansiedad de un nuevo incidente, pero el entorno y tu médico deben ser capaces de tranquilizarte.

Problemas ginecológicos