Trastornos digestivos

El Embarazo

Las náuseas y los vómitos

Te sientes mal a la mañana, incluso antes de poner un pie en el suelo; sientes un ataque en el metro debido a un terrible olor a humo y esa sensación desagradable a veces continúa durante todo el día.

 

 

Calendario general

  • Durante los primeros 3 meses, tu cuerpo se adapta a su nuevo ocupante y su metabolismo está profundamente conmocionado. Piensa: 5 litros de agua de más, un importante aumento hormonal,  tu corazón late más rápido y tu tensión sanguínea está más baja y ¡hay que acostumbrarse a todos esos cambios! Esto dará como resultado mayor frecuencia de náuseas y vómitos.
  • Del 4to al 7mo mes, te sentirás mejor e incluso especialmente bien. Sus organismos se han hecho el uno para el otro y el tamaño de tu bebé no te molesta todavía.
  • Los últimos 3 meses causan algunos problemas debido a todo el espacio ocupado por el niño en tu vientre. Te duele la espalda, tu peso y algunas pequeñas alteraciones del sueño te causan fatiga.
  • No te preocupes, esto es natural. Aquí te mostramos un poco de “todas estas pequeñas molestias del trayecto” y algunos remedios simples para mejorar tu condición.

 

Nosotros no vamos a consolarte diciendo que una de cada dos mujeres embarazadas sufre durante los primeros 3 meses de embarazo, de náuseas a veces seguidas de vómito. Las náuseas son muy variables, a menudo se producen después de una noche de ayuno y desaparecen después del desayuno. A veces por el contrario, persisten durante todo el día. Estas molestias son a menudo asociadas con determinados alimentos, como la leche, el café, el queso… o con olores específicos.

 

¿Qué hay que hacer para luchar contra ellas?

 Si te sobrevienen ” al salir de la cama”, despierta un poco antes y quédate tendida durante 1/2 hora. Aprovecha la oportunidad para hacer ¡que te sirvan el desayuno en la cama! Evita el café y bebe mejor un buen vaso de agua o de jugo de fruta acompañado de unos biscochos. Levántate lentamente para facilitar la digestión.

 

Durante el día, divide tus comidas y come más a menudo. Así, el contenido de azúcar en tu sangre no se descenderá y evitarás el malestar. Recuerda que los alimentos ricos en zinc pueden prevenir estas dolencias.

A veces, con sólo tomar agua carbonatada se elimina el síntoma.

Si las náuseas son excesivas, consulta a tu médico que te recetará un medicamento. Algunos son eficaces.

Estas náuseas  puedes sentirlas a diario, pero pueden desaparecer milagrosamente de un día para otro en el final del primer trimestre. Así que ¡ánimo!

 

Estreñimiento

Este es un problema típico de embarazo debido a que los cambios hormonales hacen más lento el tránsito digestivo. Por encima de todo, elije una dieta rica en frutas frescas, verduras, productos de fibra y frutos secos (higos, ciruelas, albaricoques). Reduce la ingesta de productos lácteos y cocina con aceite de oliva. Come pan de salvado de trigo, pero no te excedas. Recuerda beber mucho líquido, sobre todo agua en ayunas. Un té de hierbas o un vaso de agua caliente te pueden hacer bien. Se recomienda hacer ejercicio, especialmente caminar con regularidad. Caminar facilita el tránsito intestinal. Finalmente masajea tu abdomen regularmente en el sentido de las agujas del reloj. Sin embargo, si el estreñimiento persiste, consulta a tu médico para que te recete algo que te pueda aliviar. Algunos tratamientos laxantes son totalmente compatibles con tu condición.

 

Acidez estomacal

 

“¡Doctor, tengo ardor en el estómago!”
Esa sensación de ardor y dolor en el pecho es causada por un mal trabajo de la válvula, una especie de pequeña compuerta entre el esófago y el estómago. Algunas partículas ácidas pueden devolverse del estómago hacia el esófago. Cuando esto ocurre, es mejor  estarse de pie o sentado,  debido a que acostarse promueve este problema. Este síntoma es más común en los últimos meses del embarazo porque el útero, cada vez más considerable, comprime el estómago. Esto tiende a dejar abierta la válvula pequeña que causa el reflujo ácido. Retomaremos este tema en el 7º mes.

 

Excesiva salivación

Tienes demasiada saliva en la boca y no es capaz de tragarla toda. Por desgracia, no hay nada que hacer más que escupir discretamente. Así que toma tu problema con paciencia, estas molestias, por lo general, desaparecen durante el segundo trimestre.

 

Distensión – Aerofagia

A menudo te sientes pesada o “hinchada” después de una comida. Esto es normal porque la digestión es más lenta y difícil. Pero cuidado con las malas combinaciones de alimentos (por ejemplo, platos dulces después de los alimentos con almidón, frutas como postre) que causan la fermentación intestinal. Así que trata este inconveniente mediante una dieta adecuada. Absolutamente prohibido: guisos, carnes de presa, los alimentos que fermentan (repollo, coliflor, espárragos…) Por lo tanto, evita las comidas muy ricas y dale preferencia a lo cocinado a la plancha, a las verduras y al pescado sin grasa.

Trastornos digestivos