Si tienes que viajar

El Embarazo

La vida continúa. Salvo en caso de contra-indicación de tu médico, se puede viajar. Todavía no es el momento para practicar turismo intensivo, visitando 3 museos por día. Así que hay que estar atentos y, sobre todo, evitar largos desplazamientos durante un período corto.

En avión
El avión es el medio de transporte más seguro, pero cuidado, a veces las esperas en los aeropuertos pueden ser muy largas y agotadoras. La mayoría de las compañías aéreas se niegan a embarcar a las mujeres embarazadas más allá de los 7 ½ meses, excepto con el consentimiento por escrito del ginecólogo y, a menudo, después de haber firmado una liberación de responsabilidad.

En tren
El tren te puede dar problemas de espalda. La mejor solución es tomar un lugar en el vagón coche-cama.

En automóvil
El coche es lo que más te cansará debido a las constantes sacudidas. Haz cortas paradas cada 2 horas para descansar y caminar un poco.

¿Y el cinturón de seguridad?

Ponte el cinturón lo más abajo posible, tú y tu bebé estarán bien protegidos. Si estás conduciendo, recuerda que al final del embarazo, tu abdomen te puede obstaculizar hacer ciertas maniobras y que tus reflejos han cambiado, que se han hecho un poco más lentos. Sé extremadamente cuidadosa.

Si tienes que viajar