Sus primeros juguetes

El Nacimiento

El primer reflejo es por supuesto la dulce compra: el osito u otro animal de peluche que estrena la cuna mucho antes de la llegada del bebé. Pero es bueno saber que los bebés se interesan sobre todo en objetos que atraen sus sentidos: la vista, el tacto, el oído y el olfato.

¡Tu perfume es reconocido inmediatamente! Poco a poco, ellos van a comenzar a manipular, a mordisquear los objetos. Todo lo que es suave y hace ruido es bienvenido. De esa manera, es mejor orientar la elección hacia juguetes no muy grandes, manejables, de colores vivos o pasteles, suaves al tacto y de material fácil de lavar.

Los indispensables: los juguetes de estímulo, aquellos que mantienen todos los sentidos despiertos

• Los que hacen ruiditos agradables: los móviles musicales que giran por encima de su cabeza, las cajas de música o las canciones de cuna que velan su sueño.
• Los que proporcionan suavidad y le reconfortan: muñecos, animales, pelotas, cubos de tejidos con cascabeles.
• Los que hacen ruidos intrigantes: llaveros, pequeños ábacos u otras figuras que se puedan colgar encima de la cuna.
• Los que aportan nuevas sensaciones: mesa con tapiz de descubrimientos con espejo, formas y figurillas coloreadas. También el columpio de brincar o pórtico evolutivo
• Los que desentumecen esos pequeños dedos ágiles: caja repleta de formas de colores de plástico, de madera, bloques de construcción para apilar, cubos extraíbles…

Sus primeros juguetes