Quinto Mes – Todo motiva su curiosidad

El Nacimiento

Las sonrisas, pero más aún las carcajadas son características de este momento. Vas a querer repetir la escena que la ha provocado la carcajada una y mil veces simplemente para volver a escuchar la dulzura e intensidad de su alegría.

Estar en el piso sobre una superficie acondicionada es el mejor programa que se le puede ofrecer a un bebé de cinco meses, sus movimientos ahora son tendientes a poder acercarse a todo lo que lo rodea y para esto necesita conocer su cuerpo en profundidad. El apoyo firme del piso puede ofrecerles estas clases espontáneas de movimiento autónomo tendiente a desarrollarse y prepararse para la etapa siguiente. Además, el contacto con una superficie firme puede incluso proveerle cierto alivio de los malestares digestivos. Eliminar gases es más sencillo cuando puede rodar de un lado a otro o bien permanecer boca abajo. También es necesario que alguien se quede en el piso haciéndole compañía, los bebés quieren estar acompañados tanto como los adultos con la diferencia de que dependen de que alguien se quede con ellos ya que no pueden todavía ir en busca del adulto.

Ya domina sus manitos para tomar todo aquello que esté a su alcance y coordina seguramente con más precisión los movimientos para tomar objetos y llevárselos a la boca para explorarlos. Poco a poco va identificando cosas que llaman su atención a distancias más lejanas. Un universo de curiosidades va abriéndose abruptamente a su alrededor, acompañarlo implica también poder ayudarlo a explorar paso a paso todo lo que promueve su evolución natural.

 

 

Silvia Solá

Quinto Mes – Todo motiva su curiosidad