¿Qué tipo de zapatos para el bebé?

El Nacimiento

Un estudio recientemente publicado en la página web www.eltern-bildung.at por el Ministerio austriaco relacionado a los temas familiares, acaba de desmentir algunos estereotipos respecto a los zapatos para nuestros pequeños.

Este estudio nombra 7 ideas preconcebidas:

1/ El bebé necesita zapatos para caminar. ¡Resulta que no! Sin embargo, estos protegen sus pies y los mantienen calientes.
2/ Sus primeros zapatos deben ser rígidos. ¡Tampoco es cierto! Un calzado flexible permite el desarrollo de pies más sanos.
3/ La talla de los zapatos es la misma del pie. De hecho, los zapatos de los niños deben ser de 12 a 17 mm más grandes que sus pies.
4/ Hay que confiar en las tallas indicadas por el fabricante. En la realidad, las tallas pueden ser engañosas y es mejor medir la talla de tanto el zapato como el pie.
5/ Nada de zapatos de segunda mano. Si los zapatos tienen el tamaño correcto y están en buen estado, no hay ninguna razón para no reciclar un par de zapatos.
6/ Los niños son quienes saben si los zapatos quedan bien o no. Y sin embargo, nuestros pequeños se quejan rara vez de llevar zapatos demasiado pequeños.

 

7/ El precio es un criterio de calidad. ¡No en este caso! Los zapatos más caros no son necesariamente los más cómodos y el estudio demuestra que las tallas de zapatos caros no son mucho más confiables.

¡Saca tus propias conclusiones!

¿Qué tipo de zapatos para el bebé?