Protege al bebé del sol

El Nacimiento

Los días soleados están de regreso. Para alegrar a los pequeños y a los grandes. Si bien el bebé disfruta evidentemente de sus primeras salidas al exterior, no debe ser expuesto al sol antes de su primer año. Incluso de forma indirecta. Su piel aún inmadura es particularmente sensible al sol. Cuidado con el reflejo de los rayos solares sobre la arena, el agua o el pavimento.

Los gestos a seguir                          

Protege a tu bebé con ropa hecha de algodón que sea amplia y ligera. Opta por mangas largas y cubre sus pequeñas piernas. No hay que olvidar un pequeño sombrero, claro está. Hay tantos y tan bonitos, mejor hay que aprovechar.
Sus ojos merecen cuidados particulares de igual manera. Regálale un pequeño par de gafas solares adaptadas a su edad. Puedes encontrarlas en una tienda para niños, en la óptica de tu elección o en farmacias.
Finalmente, compra protección dermatológica especialmente pensada para la piel de los más pequeños. Poco importa si prefieres una crema, una loción o un espray, siempre y cuando el producto tenga un índice de protección máximo. Aplica esta protección cada dos horas aproximadamente.
Si se toman en cuenta estas precauciones, el bebé estará bien protegido.

 

Protege al bebé del sol