Pequeños problemas de ORL

El Nacimiento

La rinofaringitis

Esta infección pasa de la nariz a la faringe. Las secreciones de la nariz se vuelven más compactas, se tornan amarillentas y a veces incluso verdosas. Tu bebé tose y tiene un poco de fiebre, consulta a tu médico. Muy frecuentemente, a partir de los 6 meses de nacido, la rinofaringitis debe ser vigilada ya que puede traer complicaciones como la otitis.

La nariz que corre o el resfriado

También conocido como rinitis, es la infección de la nariz debido a un virus. Muy frecuente en los pequeños cuyo sistema inmunológico no se encuentra aún desarrollado. Todo comienza por una secreción nasal transparente como el agua. Ponle algunas gotas de suero fisiológico en la nariz para liberar las vías respiratorias. Muy frecuente en los pequeños, esta enfermedad causada por el virus RSV puede evolucionar en una bronquiolitis. En los bebés prematuros, la bronquiolitis puede tener consecuencias bastante más graves que en el bebé nuevemesino (consulta con su pediatra). Opta de igual manera por soluciones de agua de mar que aportan oligoelementos, además de tener propiedades anti-infecciosas y antinflamatorias. No sobrecalientes la recámara del bebé y sobre todo, humedece el aire con agua caliente colocada en platos hondos. Si las cosas se complican, el resfriado se puede convertir en una otitis o una bronquitis.

*Para tener en cuenta

Como aún no sabe sonarse, utiliza la boquilla nasal para limpiar la nariz de los bebés, la cual aspira todo.

La otitis

Complicación de la rinofaringitis o no, el riesgo de otitis es frecuente entre los 6 meses de nacido y los 2 o 3 años de edad. Puede ser anunciada por llanto, un poco de fiebre y tu bebé frotándose ostensiblemente la oreja. Si se trata de una otitis purulenta, encontrarás un poco de pus sobre las sabanas o trazos amarillos en la oreja del pequeño. Consulta inmediatamente al médico. La otitis es generalmente benigna, pero en caso de ser purulenta, el tímpano se puede llegar a perforar. 

Pequeños problemas de ORL