El pequeño cuerpo del recién nacido bajo la lupa

El Nacimiento

El peso y el tamaño

Peso y tamaño son, por supuesto, varían en función de los bebés, con una media de 3,3 kg de peso y 50 cm de altura. No te preocupes si tu niño pierde peso en los primeros días después del nacimiento. Él puede perder hasta el 10% de su peso y, a continuación, volver a engordar gradualmente.

 

La piel

Siempre se dice “una verdadera piel de bebé”. Sin embargo, puedes decepcionarte al principio. Al nacer, de hecho, su piel está cubierta con una capa de color blanquecino llamada  el vérnix caseoso que cumple la función de proteger al feto en el útero. Esta capa poco a poco se absorbe, así que no la retires. Luego, la mayoría de los bebés se pela en las plantas de los pies y en las palmas de las manos, especialmente si el bebé ha nacido un poco después de plazo. Esto es normal debido a que el niño pasa de un universo líquido al aire y la piel debe adaptarse. El nacimiento puede causar enrojecimientos leves debido a las diferentes presiones.

Eso también desaparece. Algunos niños nacen “velludos como monos”. En particular tienen una fina pelusa en la espada. Esta pelusa se llama lanugo. Desaparece gradualmente. Así que ¡no entres en pánico! Esta piel de los primeros días es frágil y de color rosa, a veces, es incluso roja. Esto es normal y se debe a un exceso de glóbulos rojos en la sangre. Algunos bebés se librarán de esta abundancia innecesaria. Resultado: se presenta un color amarillo llamado ictericia fisiológica. Muchos bebés presentan estos síntomas y esto no tiene nada alarmante, pero a veces hará falta que ponga a tu pequeño bajo una lámpara.

 

¿Por qué  usar la fototerapia?

Al colocar a tu bebé debajo de la lámpara, la luz ayudará a eliminar la bilirrubina, el pigmento responsable del color amarillo. Hablamos de la fototerapia, técnica segura si se cubren bien los ojos del bebé.

 

La cabeza

La cabeza de un niño al nacer es proporcionalmente mucho mayor que la de un adulto. A menudo, debido a la presión durante el parto,  la cabeza muestra una forma irregular. No te preocupes, todo se organiza muy rápidamente. El cerebro de tu bebé debe ser capaz de desarrollarse,  es por eso que los huesos del cráneo aún no están cerrados. Tú también podrás observar una membrana blanda en la parte superior llamada fontanela. Se cierra entre los 8 y los 16 meses. Es normal ver la fontanela latiendo y por favor, lava y acaricia este lugar sin problemas; esta membrana es muy resistente.

 

 

El cabello

Si se trata del cabello, hay para todos los gustos: algunos bebés son calvos como una bola de billar otros que nacen  peinados con un verdadero vellón, por lo general negro. Es bastante normal que pierdan esta magnífica melena en las primeras semanas. No te preocupes, el cabello volverá a crecer, con el tiempo,  de un color diferente. ¡Sorpresa!

 

El cordón umbilical

Unos pocos minutos después de su nacimiento, el médico corta el famoso cordón umbilical, que tanto preocupará a las madres, mientras no se haya caído. De hecho, debe tardar unos pocos días para secarse. Mientras tanto, hay que rodearlo con una compresa estéril, después de haberlo limpiado y desinfectado con alcohol a 60 °. Si percibes un olor extraño, es que hay infección. Por favor, consulta a tu médico. Actualmente, cada vez más, las maternidades suprimen la utilización de la banda o faja umbilical. Escucha cuidadosamente las instrucciones de las enfermeras acerca de qué debes hacer cuando regreses a casa si el cordón aún no se ha caído.

 

Los órganos genitales

Los bebés tienen genitales muy desarrollados  e incluso desproporcionados en relación con sus cuerpos, debido a que todavía están impregnados de las hormonas de la madre. >Ambos, las niñas y los niños pueden tener los pezones hinchados.

> La niña puede tener un ligero flujo de sangre, como una regla o algún flujo de color blanco.

> En los niños, el volumen de los escrotos no debe impresionarte. Ellos simplemente contienen una gran cantidad de líquido que va a desaparecer gradualmente. En la maternidad y, más tarde, durante tu visita a la consulta, el médico comprobará si los testículos están ya descendidos dentro de los escrotos. A vigilar.

El pequeño cuerpo del recién nacido bajo la lupa