Los celos, un sentimiento muy natural

El Nacimiento

Ésta es la gran prueba. Ahora él tendrá que compartir sus juguetes, su habitación y quizás, pero por encima de todo, el amor de sus padres, lo que es mucho más valioso.
¿Qué podría ser más normal que ver que tu pequeño se siente ansioso y celoso? Mientras más pequeño sea tu hijo, mayor al momento del nacimiento del segundo bebé, más claras resultan sus manifestaciones de celos y también son más fáciles de descifrar. Algunos se vuelven agresivos directamente con el bebé, pero más a menudo orientan su rabia hacia su querida madre, quien le ha jugado esta mala pasada. Otros tendrán una regresión y volverán a ser “pequeños” para comprobar si todavía sus padres lo aman. El regreso a hacerse pipí en la cama es el síntoma más clásico, pero también puede manifestar su deseo de chupar su pulgar e incluso un chupón.
¿Qué hay que hacer para calmar sus celos?
Para poner un poco de bálsamo en esta herida psicológica, he aquí algunos consejos:

* Es bueno saber
Sigue estos consejos
No te enojes si comete errores, explícale más bien con una gran historia que “si nos gusta el conejo, ¡no por eso nos gusta el perro más!”
Reserva tiempo para pasarlo con él. Haz cosas sólo para ustedes dos para demostrarle que te importa.
Si la distancia entre los dos niños es de más de 2 años, trata al mayor como a “un grande”. Házle apreciar los beneficios de su nueva condición que le permitirá hacer determinadas cosas con su padre mientras tú te ocupas del bebé.
Sácalo del dúo “madre-bebé” que sólo pueden hacerlo sufrir y ayúdalo a abrirse al mundo exterior. El padre juega un papel muy importante en este momento.

Evita

Inmediatamente después del nacimiento, no lo cambies de cuarto para darle el suyo al bebé y no lo pongas en la escuela. Házlo antes si es necesario y explícale. De lo contrario, tendría la impresión desagradable y cruel de que estás tratando de deshacerte de él. Naturalmente, él sentirá rabia hacia ti y hacia el bebé que le robó su lugar.
No lo regañes si hace una regresión psicológica, si quiere volver a beber de un biberón o si accidentalmente moja la cama. Esta regresión es bastante natural y temporal.

No lo castigues si él le pega al bebé. Lo mejor es que le ayudes a “hablar de su agresividad.” Esto lo aliviará porque la agresividad está presente de forma natural y él debe tener la oportunidad de dejarla salir. Poner su rabia en palabras, le ayudará.

* Para leer
Aquí te traemos información de los libros que, con gran humor, desdramatizan la llegada de un nuevo niño y los celos.

>Nunca me preguntaron si quería una pequeña hermana. – Martha Alexander / Ediciones Duculot

>Cuando llegue el nuevo bebé, me voy.- Martha Alexander / Ediciones Duculot

>Me gustaría tener un hermano pequeño. – Antonieta Becker / Ed. Juventud Centurion

Los celos, un sentimiento muy natural