La llegada del bebé: un evento más agobiante de lo que parece.

El Nacimiento

Aunque esto no es nuevo, nos interesamos cada vez más en las implicaciones psicológicas que tiene la llegada de un bebé sobre sus padres. Además del hecho de que este cambio del estado de pareja al de familia modifica el equilibrio existente, los padres a veces se sorprenden de sentirse menos felices que lo que se habían imaginado. Hay, claro está, una fatiga física que surge. La intimidad y la sexualidad sufren igualmente durante un corto periodo. Y encima, y sobre todo, hay una serie de sentimientos que resurgen insidiosamente del pasado. Algunos eventos que los padres vivieron durante su propia vida fetal y su infancia, salen a la superficie cuando éstos nunca se habían hecho evidentes antes. Es un periodo durante el cual, a pesar de sí mismo, uno hace un recuento sobre su propia educación, su propia relación con su familia. Y a veces es difícil dejar esto atrás. Habiendo dicho esto, algunas salas de maternidad han organizado grupos de “aprendiz de papá”. De tipo terapia familiar, se aprende a anticipar esos sentimientos a veces extraños. El acompañamiento comienza generalmente un poco antes del nacimiento y continúa después de la llegada del bebé. Estos espacios de escucha y de conversación dentro de una pareja permiten evitar que las frustraciones no se vuelvan parásitas para esta nueva dinámica familiar. Aconsejamos a los futuros padres que se informen con su sala de maternidad para ver si la misma te ofrece este tipo de actividades.

La llegada del bebé: un evento más agobiante de lo que parece.