La llegada del bebé y las mascotas

El Nacimiento

La llegada del bebé puede alterar a veces la vida cotidiana en una casa, sobre todo cuando se tienen mascotas. Sin embargo, con un poco de organización, el bebé y las mascotas sabrán formar un hogar.

Desde antes del embarazo                                             

Cuida a tu mascota de forma cotidiana e instaura una rutina. Al llegar el bebé, simplemente continúa con esta rutina y tu mascota estará mucho menos nerviosa. Esto representa también menos riesgos de cambio en su comportamiento.

Acostumbra a tu perro a no jalonear la correa. El día que sea necesario pasearse con un cochecito, el proceso será mucho más cómodo para ti. Y no permitas que el gato ocupe la cama del bebé.

El primer día de convivencia

Al momento de volver a casa, deja que tu mascota venga a ver y a oler al bebé. Si tu perro es enérgico, utiliza una correa para tenerlo controlado y así evitar que salte sobre el bebé, pero no impidas que la presentación del pequeño nuevo amo tenga lugar.

Si tu perro gruñe o tu gato se pone arisco, reacciona de inmediato con un “NO” rotundo y ponlo temporalmente en otro lugar para darle tiempo de calmarse. Un comportamiento agresivo es inaceptable y no se debe tolerar bajo ninguna circunstancia, pero tampoco se trata de ser brutal. El animal debe comprender que reaccionarás positivamente con él solo si él hace lo mismo con el recién nacido. 

En adelante

Generalmente los gatos terminan por perder el interés en el nuevo habitante de la casa. Limítate a prohibirle el acceso a la recámara del bebé.

Haz que tu perro se sienta seguro ocupándote de él como antes de la llegada del bebé y no lo dejes nunca solo con el pequeño. Curioso por naturaleza, tu perro puede llegar a invitar al pequeño a jugar con él. Algunas semanas le serán suficientes para encontrar su espacio en la casa.

Finalmente, enséñale al bebé a comportarse con los animales y a no agarrarlos con violencia. Una relación de amistad se construirá y llevará a largos años de complicidad.

 

 

 

 

 

La llegada del bebé y las mascotas