Hacé que la hora de dormir sea más fácil

Homepage

El Nacimiento

1. Mantenelo ocupado

Aunque no lo creas, hay actividades adecuadas para su edad que lo ayudarán a gastar energía y dormir en paz. Intentá con un paseo en cochecito o dejarlo pasar un rato boca abajo. Salir de casa lo estimulará y vos no vas a perder la cordura.

 

2. Enseñale el día y la noche

Para familiarizarse con los ritmos del día hacé que distinga entre una siesta y la hora de dormir. Cuando lo acuestes para una siesta, abrí un poco las persianas del cuarto para dejar entrar la luz, así entenderá que el día es para jugar y la noche para descansar.

 

3. Crea el ambiente

Un cuarto tranquilo puede convertir un bebé inquieto en uno dormilón. Mantené su habitación oscura y una temperatura agradable, y cambiale el pañal antes de apagar las luces.

 

4. Cambiá tu rutina

Después de un día difícil, tal vez te gusta relajarte viendo tu programa de televisión preferido, pero probablemente tu bebé prefiere tranquilidad mientras hace la última comida del día. Lo mejor es ayudarlo a crear hábitos a la hora de dormir que lo relajen.

  

Darle un baño, leerle un cuento y cantar su canción favorita son actividades que podés agregar a su rutina de sueño, sólo asegurate de hacerlo en el mismo orden todas las noches y de preferencia a la misma hora para que él pueda reconocer la hora de sueño.

Al final, bajá las luces y ponelo en su cuna cuando está adormilado, pero aún despierto, para que aprenda cómo quedarse dormido por sí solo.

Hacé que la hora de dormir sea más fácil