El embarazo y el deporte no son incompatibles

El Embarazo

No por estar embarazada está prohibido practicar deportes. Por el contrario, algunos deportes ligeros te ayudarán a mantenerte en forma y a prepararte para el parto. Sólo se deben respetar unas cuantas reglas de seguridad.

No hace falta decir que los deportes que implican un esfuerzo físico (correr, gimnasia, etc.), o un riesgo de caídas (montar a caballo, esquiar) están prohibidos. Pero, si estás acostumbrada a una actividad deportiva “relajada” antes de tu embarazo, es probable que puedas continuar con tu deporte hasta el tercer o cuarto mes de embarazo, siempre y cuando tengas el visto bueno de tu ginecólogo. Más allá de este período, opta por un deporte ligero.

¿Qué deportes se aconsejan para la futura mamá?

Para ti y para tu bebé, el mejor deporte es sin duda caminar. Promueve la respiración, mantiene tu tono abdominal y estimula tu circulación. Caminar también te ayudará un poco a mejorar tu caprichosa digestión.

La natación es otro de los deportes a practicar. Aumenta, poco a poco, tu resistencia física, tonifica los músculos y relaja, es la mayor felicidad para el bebé porque pueden compartir el bienestar acuático. Además, una vez que tu cuerpo es sostenido por el agua, disfrutarás de una agradable sensación de ligereza…

Por último, el yoga y la gimnasia ligeros para las mujeres embarazadas son excelentes y ofrecen una opción de preparación para el parto.

Sea cual sea tu deporte, es importante que te mantengas en sintonía con tu cuerpo. Reducir la velocidad al menor calambre o a la menor fatiga. Por encima de todo, tener tiempo para descansar después de cada actividad. ¡Bienestar físico garantizado!

El embarazo y el deporte no son incompatibles