Y, ¿por qué no optar por los juguetes de segunda mano?

El Nacimiento

Hay muchas razones que pueden llevarnos a escoger juguetes de segunda mano para hacer feliz al bebé. Antes que nada, porque presentan una ventaja económica evidente. En segundo lugar, porque los distribuidores de estos juguetes (almacenes especializados u organizadores de mercados de intercambio) se esmeran porque los mismos estén en perfecto estado, que respondan a las normas de seguridad estatales y que no presenten ningún tipo de peligro potencial para nuestros pequeños. Lo mejor de todo es que los juguetes para bebé no suelen tener tiempo para dañarse. El bebé crece y evoluciona rápidamente. El tiempo de interés que le presta a cada juguete es más bien corto.

Más allá de todo esto, está también el gesto asociado a esto. La fabricación de nuevos juguetes tiene un impacto social y ambiental. Algunas subsidiarias de fabricación, particularmente en China, no son muy respetuosas de las condiciones laborales de sus trabajadores y la fabricación de juguetes nuevos implica también el uso de materias primas.

Por todas estas buenas razones, vale la pena optar por juguetes de segunda mano, sin dejar atrás, claro está, la calidad del juguete. Para el bebé, es igual si sus juguetes ya dieron alegría a otros pequeños como a él anteriormente. A final de cuentas, ¡es él el gran filósofo de esta historia!

Y, ¿por qué no optar por los juguetes de segunda mano?