Mi mantita, mamá y yo

El Nacimiento

Nuestros pequeños tienen hasta el octavo mes el sentimiento de formar solo un cuerpo con su mamá. A partir de ese momento, toman consciencia de su individualidad. Su peluche, mantita o muñeco representa entonces un objeto de transición en la construcción de su identidad. Encarna la seguridad, la unión entre las personas y los lugares próximos y el exterior.

¿Cómo escoger ese objeto?

La apariencia del objeto transicional no tiene ninguna importancia para los ojos de tu hijo. Lo importante es el olor, la textura. Él lo escogerá por la sensación de bienestar y de seguridad que el mismo le procurará. Esta es la razón por la cual, no tiene ningún sentido ofrecerle ese adorable peluche al que no pudiste resistirte. El bebé no apreciará tampoco que su peluche o mantita pase muy seguido por la lavadora. Intenta encontrar un punto medio entre lo higiénico y lo emocional.

¿Y si se pierde?

Dado que nunca falta a la hora de salir, puede pasar que el muñeco se extravíe. Para prevenir este gran problema ten a la mano un objeto substituto. El mismo u otro objeto que el bebé parezca apreciar y cuida que se haga parte de la vida cotidiana del bebé lo más rápido posible. Será muy útil para evitar un terrible duelo.

Mi mantita, mamá y yo