De la sopa al menú completo

El Nacimiento

El régimen no cambia si no en cantidad. Tu hijo es ahora lo suficientemente capaz y sobre todo insiste en comer solo su comida con la ayuda, por supuesto, de sus dedos. No dudes en prepararle un menú similar al tuyo, teniendo cuidado de equilibrar las tres principales categorías de alimentos: carnes, frutas y verduras, alimentos ricos en almidón y azúcar.

No sobrecargues su plato y no lo obligues a terminar una comida que considere demasiado abundante. Es igual que con los adultos, ¡No todos los días se tiene el apetito de un ogro!

¡La sopa!

Se acabaron las muecas y el “termina tu sopa.” Es hora de reinventar el placer de la sopa que calienta y reconforta. Con un poco de imaginación las madres pueden hacer la sopa atractiva. Para que tu bebé pueda ir a pescar, añade trocitos de pan, queso rallado, sémola o pasta de sopa, jamón o pollo finamente cortado. La hora de la sopa se convierte de esa manera en una experiencia placentera.
La sopa, un plato particularmente equilibrado
Contiene los elementos esenciales para una dieta equilibrada: agua, fibra, minerales, vitaminas, hidratos de carbono e incluso proteínas. Excelente manera de ingerir las verduras, que se cocinan sin grasa.

*Es bueno saber
Para las madres con exceso de trabajo: Si la sopa fresca del día está reservada para el fin de semana, confórmate con vegetales congelados ricos en vitaminas y minerales. ¡Sólo ¼ de hora y ¡listo!

De la sopa al menú completo