¿Cómo te sientes?

Uncategorized

El dinamismo del cuerpo se debilita un poco. Tu corazón se ha ampliado porque tiene que trabajar más para dar a la placenta mucha sangre materna. Resultado: pierdes el aliento. Camina lentamente y así podrás disminuir los esfuerzos físicos.

El ritmo del sueño se echa a perder. Esto es normal porque tu vientre regordete te obliga a dormir boca arriba o de lado, lo que quizás molesta a tus hábitos. Descansa, tanto como te sea posible. Las piernas que se hinchan…muy pocas madres logran escapar de ellas, especialmente si hace calor. Ponlas en alto cuando reposes, olvídate de ponerte tacones y bebe mucha agua.

Tu bebé

Ahora tu bebé tiene lo que necesita para sobrevivir. Sólo hace falta afinar algunos detalles. La vista es el último sentido que adquiere. Los ojos comienzan a distinguir formas. Se ha hecho más grande y pronto llena el espacio a su disposición, así que él siente que cada vez es más difícil poder moverse, pero sus gestos son más precisos.

Él busca la posición correcta de acuerdo a tu actividad. No dudes en poner las manos sobre tu vientre para pedirle que cambie de posición si te sientes incómoda. Él mide unos 40 cm y pesa alrededor de 1,7.

¿Cómo te sientes?