¿Cómo interpretar los llantos del bebé?

El Nacimiento

¿Qué es lo que puede hacer llorar a un bebé limpio y bien alimentado?

De entrada, debes saber que un bebé llora porque el llanto es su primer idioma. De lo que se trata es de aprender a decodificarlo. Aquí hay algunas pautas:

los llantos por hambre a menudo  suenan imperiosos, parecen órdenes;

los llantos por cansancio suenan más como gemidos. Tu pequeño se muestra inquieto y se frota los ojos. ¡A la cama!;

los llantos por dolor físico son a menudo muy fuertes y pueden ocurrir de repente. Habrá que encontrar la causa;

las lágrimas de inquietud, de dolor, de incomodidad o por temor, requieren que lo tomes en tus brazos para tranquilizarlo y consolarlo. Una puerta que se cierra de golpe, que alguien lo agarre bruscamente, que la familia esté tensa por alguna razón hacen que el bebé esté inconsolable;

los llantos de ira, muy estridentes, te dirán que tu pequeño ¡ya tiene su carácter! Resuenan regularmente al vestirlo y desvestirlo. ¡El bebé odia esto!

Algunos consejos para calmar el llanto

No existen ni el remedio milagroso o el código universal. Cada quien, poco a poco, aprende a reconocer y entender el llanto de su bebé. Pero en primer lugar, siempre se debe ir a ver a un bebé que llora para comprobar:

que no esté en una posición incómoda o inadecuada;

que la ropa no le incomode;

que no tenga calor, que no tenga frío o que esté enfermo;

que no esté mojado;

que no tenga gases;

que no tenga hambre

Si todo está normal, ¿qué hacer para consolarlo? Sea lo que sea que esté pasando, háblale. Tu presencia y voz son muy tranquilizadoras. Consejos prácticos: cambiar la posición del bebé,   poner a funcionar la caja de música o distraerlo con un móvil que se mueva en la parte superior de la cuna.

También existen el chupón y el dedo pulgar, remedios que discutiremos en el segundo mes. Si tu niño está inconsolable, tómalo en tus brazos. El calor de tu voz, tus manos y tu aroma podrán tranquilizarlo. Poco a poco, el pequeño sinvergüenza encontrará otras maneras de comunicarse contigo y el exterior. Comenzará a balbucear sonidos, a sonreír, a jugar con su cuerpo. Veremos entonces que él  tendrá mucho menos tiempo para llorar. ¡Uf!

*  Es bueno saber

Tocarlo, hablarle y mecerlo puede tranquilizar al bebé y calmar su llanto infantil. Sin embargo, algunos bebés son más difíciles de consolar. Esto puede, con justa razón,  someter tus nervios a una dura prueba. En caso de que sientas desesperación e impotencia, tienes que pedir ayuda y nunca recurrir a darle nalgadas a un niño pequeño. Esto es inútil, ya que aún no es capaz de entender este gesto. Pídele al papá que te releve y no te sientas culpable pensando que no puedes consolar a su bebé. Esto es normal y su nerviosismo también. Espera a que baje la marea; por el momento, es hora de reencontrar tu espíritu y de recuperar la calma.

¿Cómo interpretar los llantos del bebé?