¿Cuántas comidas al día?

Homepage

El Nacimiento

Mientras el niño crece, cuatro comidas al día (desayuno, almuerzo, refrigerio, cena) son necesarias para suplir sus necesidades biológicas, pero también para evitarle el comer entre comidas.

¡El desayuno es sagrado!

Es indispensable para suplir sus necesidades de energía para la mañana y aportar nutrientes para su correcto crecimiento (como el calcio, por ejemplo). Idealmente debería componerse de:

  • Un cereal: Pan (blanco, gris, integral, de cereales, variándolos), biscotes de trigo integral o cereales con bajo contenido en azúcar, alternándolos.
  • Un lácteo: leche (caliente, fría, con o sin chocolate) o un yogur, queso fresco, blanco o de queso.
  • Como acompañamiento: un poco de mantequilla, o de margarina, o de mermelada, y miel. Incluso se puede optar por chocolate para untar o por la miel de maple.
  • Una fruta o un jugo de frutas. Y para calmar la sed, agua.

Se rehúsa a comer en la mañana

¿Por falta de tiempo? Despiértalo más temprano o acuéstalo más temprano. De ser necesario, divide el desayuno en partes: el niño puede comer una fruta o un pan con mermelada en el colegio antes del inicio de las clases.
¿No tiene hambre? Los buenos aromas ayudan. Dale gusto: un poco de chocolate sobre el pan, cacao, una mermelada echa en casa, un buen jugo de frutas frescas, sus cereales favoritos…También se puede esperar hasta el último momento a que ya este vestido y que el hambre comience a invadirlo.

Al medio día y a la noche

El equilibrio en las dos comidas principales se construye siempre de la misma forma:

  • Productos con cereales (pan, pasta, sémola, arroz…) o papas, o verduras secas (lentejas, garbanzos…).
  • Verduras en las dos comidas: Frescas, cocidas o congeladas, en sopas, ensaladas, platos gratinados…
  • Carne, pescado o huevos al mediodía o a la noche: pescado al menos dos veces por semana, elige siempre las partes menos grasosas (pollo sin piel, filete de pollo y de ternera, filete de cerdo bajo en grasa, carne molida baja en grasa, jamón blanco…) y evita los embutidos (salchicha, salami…) y los productos empanizados (dedos de pescado, nuggets…).
  • Leche y productos lácteos: Dale prioridad a la leche y a los yogures, varía los tipos de queso y limita la ingesta de postres a base de lácteos (cremas, flanes, arroz con leche) que tienen más contenido en grasa y azúcar que los yogures.
  • Frutas en cada comida, como postre: frutas al horno, gratinadas, en ensalada, enteras y de vez en cuando en jugo (exprimido o sin azúcar…) o frutos secos (datiles, uvas…).
  • Para beber: agua, únicamente agua en la mesa. Las bebidas azucaradas (jarabes, sodas, bebidas a base de fruta, néctares…) se pueden consumir ocasionalmente, éstas contienen demasiada azúcar, un contenido elevado de calorías y no sacian la sed.

 

Para tener en cuenta
Si tu hijo hace eterno el momento de la comida y no tiene hambre, no te preocupes: ¡comerá lo que necesita en la siguiente comida! Abstente de ofrecerle dulces o postres a base de lácteos que obviamente prefiere…
 

¿Cuántas comidas al día?