Es su cumpleaños…

El Nacimiento

Para su cumpleaños, recupera tu alma infantil…

Con un niño, nada maravilla más que las sorpresas. Para sorprenderlos, es necesario regresar al corazón de nuestra infancia e, incluso mejor y en la medida de lo posible, adentrarse a la cocina con ellos para la elaboración de algunas recetas.

Sed: saciarla, sin endulzar demasiado

Rápidamente la sed se hará evidente. Primera idea original: abrir un bar de jugos a base de frutas frescas o de jarabes. Conviértete en un barmaid (o man) improvisado y no te prohíbas hacer un poco de espectáculo: hielos, mezclas de distintos jugos, en caja o recién exprimidos y listos para mezclar delante de los comensales, smoothies hechos en casa, mezclas de jarabe con agua, ¡pura magia! La idea es hacerles beber tanta agua como sea posible ya que los jugos de frutas contienen la misma cantidad de azúcar que las sodas a pesar de ser más interesantes.

Las frutas sorpresa

No te engañes: una canasta de frutas no atrae con fuerza a los más jóvenes a pesar su imagen colorida. Sin embargo, la manera de presentar las frutas puede cambiar el efecto considerablemente y estimular el deseo de probar.
Primera técnica: la decoración. Es posible, por ejemplo, construir un globo aerostático de frutas. Es muy fácil y requiere poco material: globos inflables, pita y una canasta. Una vez terminado el montaje, pon frutas de temporada lavadas en la canasta del globo. Ponerlas en forma de pirámide tambiéne es todo un éxito, mucho más si la degustación se hace en forma de juego.
Segunda técnica: Ponerse a cocinar con los pequeños. En este caso las opciones son varias: brocheta de frutas o espadas de piratas echas de pedazos de fruta, brochetas de fruta y chocolate o caramelos, malteada de frutas en leche (bajo la supervisión de un adulto), mousse o soufflé de frutas, repostería de frutos rojos, sándwich de plátano y chocolate, gratinado de frutas y, éxito garantizado, fuente de chocolate con frutas, si se dispone de esta máquina.
Otra receta que funciona muy bien, especialmente en verano: un helado. Hay varias recetas posibles: de jarabe, de jugo de frutas o los ya empacados tipo smoothie, de frutas y con leche…

No hay comida de cumpleaños sin…

¡Un buen pastel! Opta siempre por las recetas ligeras, sin tantos adornos (los niños siempre prefieren las cosas simples) y anímate a utilizar formas diferentes: puercoespín, conejo…decóralo con tus hijos.
El clásico panqué de manzana es siempre uno de los favoritos y tiene la gran ventaja de no dejar manchas…
Lo mismo pasa con los crepas, los waffles y el pan confitado que funcionan muy bien para hacer que coman las frutas, eventualmente con un poco de azúcar, al hijo de tu vecino que las “odia”.
Si te decides por un mousse de chocolate, ve por lo “fácil”: un huevo y una tableta de 25 g por niño y el resultado será ligero y cremoso con los huevos bien batidos para lograr espuma.
También se puede optar por utilizar recetas instantáneas que permiten ahorrar tiempo tan preciado, si así lo deseas. De igual manera piensa en las frutas y en la decoración con esta opción, y sé generosa.
Si tienes ganas de ser panadera, puedes optar por cocinar pasteles más sofisticados con muy pocos ingredientes. Galletas, bizcochos y más…pueden servir de base para elaboraciones originales (barco, casa, coche…) que pueden mejorarse con un pastel de queso, un mousse de chocolate, un pudín, crème brûlée, batido de frutas… El único límite lo marca tu creatividad.
 

Es su cumpleaños…