Elige buenos juguetes: algunos consejos

El Nacimiento

Antes de comprar, tienes que pensar
Cada juguete debe adaptarse a la etapa de desarrollo de tu hijo. Esto no corresponde necesariamente con su edad real. Tú decides. Aunque al igual que cualquier padre, que está seguro de haber traído al mundo a un segundo pequeño Einstein, sé cuidadoso para no sobreestimar sus capacidades. El niño, de hecho, para tu decepción, abandonará tu precioso regalo. De todos modos, encontrarás muy a menudo en los empaques, una “edad recomendada”.

• La satisfacción de los deseos de tu hijo es de suma importancia. No sacrifiques el placer de tu hijo a tu gusto personal.
• En fin, el juego en los niños no es sinónimo de rendimiento, incluso cuando el juego es educativo. Sin embargo, hay que recordar que, para el niño, cada objeto es fuente de experiencia, por lo tanto, es descubrimiento y enriquecimiento de su personalidad. En este sentido, cualquier objeto puede ser “educativo”.
• Compra menos y mejor: para esto, hay que informarse. Revistas como la Ligueur ofrecen cada año, en la época de las fiestas, una selección preciosa.
¿Cuál es el juguete adecuado?

Abandona la idea de ir en busca del “mejor juguete”. No existe. Sin embargo ten la seguridad de que hay un montón de buenos juguetes. En general, además del hecho de que debe ser sólido, seguro y atractivo, el buen juguete es aquel con el cual tu hijo desarrolla su creatividad, inventa y, sobre todo, se divierte. En cuanto a la elección, no invoques una ciencia milagrosa. Para la compra de un juguete principalmente utiliza el sentido común. Un buen juguete es definitivamente uno que hace que el niño sea un actor en lugar de un espectador.
¿Cuáles son los malos juguetes?
• Para los bebés, evita los juguetes muy pequeños que se puedan tragar y en especial las pequeñas pilas muy peligrosas debido a que liberan en el estómago un ácido que causa perforaciones.
• Evitar aquellos cubiertos con pintura a base de plomo que se pueda pelar.
• Los juguetes de peluche deben ser lavables y cumplir con los requisitos de higiene y limpieza. Cuidado con los niños alérgicos.
• Los juguetes eléctricos no pueden, bajo ningún pretexto, tener un voltaje de más de 24 voltios. Los elementos del juguete que estén en contacto con una fuente eléctrica, tales como cables y filamentos deben estar aislados.
• Eliminar los empaques de plástico: hay peligro de asfixia.
Demasiados juguetes, eso no es bueno.
Las opciones abundan: Santa Claus, Navidad, Pascua, cumpleaños…la cuenta es larga. Con esto sobre la mesa, ¿los niños juegan más? Nada es menos seguro. A menudo ni siquiera tienen el tiempo o la oportunidad de sentir el deseo de tener un juguete. Sin embargo, el sueño, el deseo es el primer momento de felicidad. Dar más y más es, sin duda alimentar una insatisfacción perpetua. El niño no tiene de hecho el tiempo para centrarse en su juguete, para entender el juego y el riesgo, de esta manera, es que lo deja a un lado.

Por supuesto, ocurre con frecuencia que ambos padres trabajan. No siempre tienen el tiempo de jugar con los niños y al malcriarlos dándoles juguetes, se está tratando de llenar una sensación de frustración y tal vez de culpa. Sin embargo, el amor que se le da al niño no se mide ciertamente por el número de regalos que se le ofrecen. Dejar que el niño crea eso es crearle una idea equivocada fundamentalmente.

Elige buenos juguetes: algunos consejos