Todos los bebés nadadores, ¡al agua!

El Nacimiento

Terminaron las sesiones de tortura donde, bajo tu mirada asustada, lanzaban a tu bebé al agua. Actualmente, se requiere un lugar especial para la familiarización con el agua como diversión y juego. Tú, ustedes padres, participan activamente en esta gran aventura ayudando a su pequeño en el agua. Así, con esta seguridad, tomará iniciativas gradualmente, se aventurará, hundiendo su cabeza en el agua…

Sin esfuerzo, sin obligar
Ofrecerle a tu pequeño un lugar estimulante en el que será capaz de desarrollarse tanto a nivel físico como en el relacional, es la vocación de esta actividad en la piscina. Para los niños que tienen miedo al agua, es sin duda un excelente enfoque para ayudarles a dominar este mundo acuático.

Muy a menudo se le pide a uno de los padres que acompañe al niño en el agua. Eso es un buen enfoque para participar en el descubrimiento de un nuevo mundo, tu bebé se sentirá de esa manera perfectamente seguro. La piscina se convierte en un espacio de juego con una variedad de juguetes, pequeños toboganes y colchonetas flotantes.

¿A qué edad empezar?
Se recomienda no asistir a las piscinas públicas hasta que el niño alcance la edad de 15 meses. De hecho, las vacunas recibidas hasta ese momento sólo protegen frente a enfermedades muy específicas, no las que se encuentran comúnmente en una piscina, responsables de infecciones como la otitis, la bronquitis, la neumonía …

Un equipo de calidad es importante
Cada equipo debe estar formado por profesionales del agua y de la primera infancia. En el agua, el personal propone situaciones adaptadas a cada niño de acuerdo con su edad y su ritmo durante las sesiones que rara vez duran más de un cuarto de hora. He aquí una asociación que será capaz de ayudarte a saber información detallada de algunas escuelas de natación con servicios para bebés:

PROFECO
Tel.: 56 25 67 00
Tel.: 01 800 468 87 22
http://www.profeco.gob.mx/encuesta/brujula/bruj_2014/bol289_natacion.asp

Todos los bebés nadadores, ¡al agua!