El bebé está enfermo: buenas reacciones para aliviarlo

El Nacimiento

Todo cambio de comportamiento debe alertarte. Su sueño es agitado o al contrario está abatido, está de mal humor y se niega a comer, tiene fiebre y tal vez vomita… Manténlo bajo alta vigilancia.

No vaciles en ponerse en contacto con el médico por teléfono para precisarle los síntomas. Tu diagnóstico le permitirá cuidar a tu bebé con los cuidados que corresponden.

• Sigue escrupulosamente las órdenes del médico y respeta la posología. No abandones el tratamiento a la mitad, sobre todo si se trata de antibióticos.

• Alivia su dolor: él es un obstáculo a la curación. Para curarse, tu niño debe estar relajado y necesita toda su energía. Frente al dolor, él se irrita y pierde sus fuerzas. Elimínalo con una medicina aconsejada por su médico.

• Airea su habitación cuya temperatura no debe sobrepasar los 18 – 20 °. Cambia la ropa de cama cada vez que sea necesario. Opta siempre el algodón que absorbe el sudor, un niño febril necesita limpieza y un ambiente fresco.

• Dqle mucho de beber, sobre todo si tiene fiebre. Para variar, piensa en la leche, en los jugos de frutas y en los caldos. Si todavía lo amamantas, deja a tu niño más tiempo en tu pecho y bebe líquidos más frecuentemente. Dale de comer lo que él quiera, sin forzarle.
Si el bebé se enferma, presta atención a estas señales de alarma y a las buenas medidas que hay que tomar para aliviarlo.

• Déjalo dormir: el sueño y el descanso hacen mucho bien. No lo despiertes para darle sus medicinas.

• Quédate cerca de él el mayor tiempo posible. ¡Cuándo el buen ánimo se va, también todo se va! Tu bebé estará tan feliz de tenerte junto a él. Mímalo al máximo y distráelo. Deja la puerta de tu habitación abierta o llévalo a la habitación en la que trabajas. Los hermanos y hermanas son bienvenidos a acompañar al bebé, excepto cuando puede haber un problema de contagio.

• Ayúdale a relajarse: es el momento de hacer los masajes que te mencionamos a finales de este mes. Tus manos y tu serenidad harán milagros.

El bebé está enfermo: buenas reacciones para aliviarlo