La lactancia materna: pequeños problemas y soluciones simples

El Nacimiento

Las grietas: la pomada y la leche…

Es como si tú tuvieras los labios partidos. Rojizas y dolorosas, las grietas aparecen en el pezón. Muy a menudo debido a la posición inadecuada del bebé o en una toma incorrecta del seno,  una grieta es una puerta abierta a las infecciones. Se requiere de una higiene estricta. La herida debe ser tratada mediante la aplicación de la leche materna,  con crema de lanolina purificada o  con una pomada prescrita por un médico.

 

La congestión: una ducha de agua caliente y tomas más frecuentes

Tus pechos están tensos, hinchados, duros e incluso sientes dolor. Este inconveniente es común cuando el flujo de leche se acumula. Darle pecho al bebé con más frecuencia o, en su defecto, sácate un poco de leche a mano para aliviarte. Comprueba si tu bebé se está alimentando de manera efectiva y limpia tus senos con agua caliente o colócate compresas calientes sobre éstos.

La lactancia materna: pequeños problemas y soluciones simples