1 mes. Un bebé bajo todas las miradas

El Nacimiento

Su evolución física

La evolución del peso y de la talla en un bebé es espectacular y se sitúa alrededor de “medias” simbolizadas por curvas específicas que el pediatra mantiene al día.

¿Cómo escoger a su pediatra?

Este especialista de los niños va a hacerle seguimiento tanto a ti como a tu bebé, de manera regular, es decir, todos lo meses del primer año. De esa manera es muy importante que un clima de confianza se genere entre ustedes. Preocupado por la salud del bebé, atento a su desarrollo psicológico y a la escucha de tus inquietudes y de tus problemas, estas son las actitudes que deben guiar tu elección. Un buen consejo, escoge un pediatra cercano a tu lugar de residencia, si es posible.

El peso

Cuando nace, un bebé nuevemesino puede pesar entre 2.6 kg y 4.5 kg. Durante la primera semana, perderá el 5 o 10% de su peso que recuperará enseguida. El primer mes, tu bebé gana “en promedio” 30 gr por día. Comparado a la evolución del tamaño, el aumento del peso sigue una curva menos regular y depende mucho más de elementos exteriores como la enfermedad, un cambio en la alimentación… Si tu pequeño engorda regularmente, es inútil pesarlo cada mañana. Un control médico regular es suficiente. El médico te explicará el principio de la curva de peso y ubicará a tu bebé en ella. No te obsesiones con los números. Solamente una ganancia excesiva de peso o una caída anormal del mismo y con respecto a la curva media podrían evidenciar algo inquietante.

El tamaño

Este crecimiento es impresionante. 50 cm al momento de nacer, 74 cm al cumplir un año. Los tres primeros meses, el bebé crece 10 cm y crecerá 24 cm a lo largo de su primer año de vida. Es inútil recordarte que una alimentación sana y adecuada es esencial cuando se trata de un desarrollo parecido.

El perímetro craneano

En cada control médico, el médico medirá el contorno de la cabeza de tu bebé. Los huesos del cráneo no están aún soldados, evidencia de esto son los famosos e impresionantes “huecos” en la mitad de la cabeza de los más pequeños. Todo el enorme trabajo de desarrollo del cerebro se juega durante los 2 primeros años. En efecto, el perímetro craneano pasa de 35 cm aproximadamente al momento del nacimiento, a más o menos 50 cm cuando alcanza los 2 años de edad. Lo único que hace es crecer, se transforma y se organiza. Resultado: se transforma de un lactante inmóvil en su cuna a un niño que habla, es limpio, camina, juega… Una de las consecuencias directas de esta velocidad de crecimiento y de evolución es la capacidad de reparación o de compensación. La vigilancia del perímetro craneano es de esa manera indispensable para identificar la más mínima anomalía eventual y favorecer esta capacidad de reparación.

Su evolución motriz

Acostado sobre tu vientre, endereza su cabeza algunos instantes para girarla un poco y despejar su boca o su nariz. Cuida sostenerle correctamente la cabeza al momento de alzarlo o cargarlo. Acostado sobre tu espalda, sus piernas replegadas en posición fetal, un brazo flexionado y el otro extendido como si estuviera usando un arco. Cuando lo ponemos de pie, conserva aún un poco del reflejo de “marcha automática”.

1 mes. Un bebé bajo todas las miradas